El yokozuna ha puesto final a sus 17 años en el sumo tras admitir que agredió a un rikishi de rango inferior en una disputa causada por su estado de embriaguez.

Junto a su shisho, Isegahama oyakata, que apenas pudo contener las lágrimas, el yokozuna mongol comunicaba en una rueda de prensa celebrada en Fukuoka que se retiraba al asumir su responsabilidad y con la intención de no dañar la reputación de un rikishi de su categoría.

"Asumo la responsabilidad como Yokozuna de la agresión a Takanoiwa, y, por tanto, anuncio mi retirada. Quiero ofrecer mis disculpas al pueblo japonés, a la Asociación Japonesa de Sumo y a todos aquellos que me han ayudado", afirmaba Harumafuji antes de hacer una prolongada reverencia.

Refiriéndose a la agresión a Takanoiwa, Harumafuji reveló que intentaba cumplir con sus obligaciones extradeportivas tratando de enseñar a su discípulo a comportarse, pero "las cosas fueron demasiado lejos".

En un princioio se dijo que el yokozuna había golpeado al maegashira con una botella de cerveza durante un evento, con alcohol incluido, celebrado en un restaurante de la ciudad de Tottori, en pleno jungyo regional a finales de Octubre. Aunque, al parecer, Harumafuji declaró ante la Policía de Tottori que utilizó las manos, los puños y un dispositivo de control remoto del karaoke.

"Lo hice por su bien. Quería enseñarle cortesía y civismo. Le regañé porque es mi obligación como luchador veterano pero le perjudiqué a él, a la asociación de sumo, a los aficionados y a mi grupo de seguidores", continuó. "Nunca he tenido problemas con el alcohol. Este incidente no ocurrió porque hubiera bebido alcohol".

Según otras fuentes, Harumafuji se enfadó porque Takanoiwa pretendía usar su teléfono móvil mientras era reprendido por su comportamiento por el yokozuna Hakuho, que también estaba presente en la escena.

La Policía ha interrogado de forma voluntaria a Harumafuji, al igual que a otros, incluyendo a Hakuho. Y a finales de año Harumafuji podría ser acusado por la Fiscalía de presunta agresión, según las fuentes que llevan la investigación.

Harumafuji confirmó que Takanoiwa fue a presentarle sus disculpas al día siguiente y que los dos se dieron la mano, por ello el yokozuna se sorprendió cuando el incidente se convirtió en un escándalo. Aun así, el mongol no se disculpó y explicó por qué había esperado tanto para manifestarse públicamente. "Como Yokozuna hice algo que no debía. Golpeé a Takanoiwa. Quería esperar al final del torneo para hablar en público".

Este mismo miércoles la NSK aceptó la carta de renuncia firmada por Isegahama, y Harumafuji cerró la rueda de prensa lamentando el amargo final que ha tenido su exitosa carrera en el sumo.

"Desde que crucé el mar con 16 años. el oyakata y la okamisan me acogieron y me enseñaron a no perjudicar a los demás. Siempre lo recordaré. Amo este país y a su gente. Tengo que decirles gracias, gracias, gracias. Amo el sumo. Un rikishi no ha de ser únicamente fuerte, sino que ha de saber llegar al corazón de la gente ofreciéndoles coraje y esperanza a través del sumo".

Entretanto, Isegahama calificó el escándalo de "misterio" y dijo que nunca había visto que su pupilo tuviera problemas con el alcohol. "No compre.ndo como ha ocurrido esto y es muy lamentable. Pero ha pasado. Nadie más que él tiene la culpa. Pido disculpas a los aficionados y a los miembros de la NSK. Por favor, acepten mis más sinceras disculpas", afirmaba Isegahama.

Harumafuji, uno de los cuatro Yokozuna del pasado banzuke, no tiene la opción de convertirse en miembro de la Asociación Japonesa de Sumo ya que no posee la nacionalidad japonesa.

Desde su debut como profesional en 2011 con el shikona de Ama, Harumafuji (Davaanyam Byambadorj) ha ganado nueve títulos, el último en el reciente Aki Basho donde fue el único yokozuna que participó. Su récord de 712 victorias es el sexto mejor registro de la División Makuuchi hasta este momento.