En dos ocasiones el yokozuna estuvo cerca de la derrota. En el tachia-ai, Hakuho buscó la iniciativa con oshi-zumo pero Takarafuji aguantó y quiso aprovechar su oportunidad.

El yokozuna pudo recuperarse, aunque permitió que su rival ganara un agarre por la espalda que a punto estuvo de costarle caro. Hakuho apeló a su potencia física para contrarrestar los ataques de un Takarafuji que, decidido a resolver el combate, apostó por la velocidad sacrificando el equilbrio. Pero fue entonces cuando el yokozuna (12-1) utilizó un tsuppari para desestabilizarle y cerrar el musubi-no-ichiban con hatakikomi.

Hakuho no pudo reprimir una sonrisa de satisfacción tras salvar una situación delicada, lo que le permite seguir aspirando a su yusho nº40 tras su ausencia por lesión en el Aki Basho.

Dos de los rikishi de la Hakkaku Beya, Okinoumi y Hokutofuji, se mantiene no obstante a la expectativa, con sendos registros de 11-2.

Okinoumi provocó el delirio en las gradas tras derrotar a Tochinoshin (7-6). El georgiano controló la pelea pero Okinoumi ganó un doble agarre que le permitió empujar hasta la tawara; Tochinoshin no pudo mantener la misma intensidad física y acabó cediendo merced a un shitatenage.

Por su parte, Hokutofuji superaba a Yoshikaze (6-7) en su sexto enfrentamiento en Makuuchi, sumando su quinta victoria consecutiva, con yorikiri.

Goeido (8-5) se aseguraba el kachi-koshi tras la retirada del ozeki kadoban Takayasu (8-5), quien, tras conseguir el ansiado récord ganador, abandonó el torneo por una lesión muscular en la pierna.

Kyushu Basho: Resultados Makuuchi Día 13