El Yokozuna se ha visto obligado a abandonar el Torneo de Nagoya por una lesión en su pie derecho, poniendo en tela de juicio su posible retirada del sumo tras los percances sufridos últimamente.

"Sufrir tantas lesiones conlleva perder fuerza. Si no es capaz de ganar la próxima vez que suba al dohyo no le quedará más alternativa que dejarlo. Tendría que tomar la decisión de retirarse", explicaba su shisho, Izutsu oyakata.

A pesar de este nuevo revés, Kakuryu no pierde la esperanza. "No sé qué decir. Empecé en buena forma y no sé qué ha salido mal", confesaba. "No quiero retirarme por una lesión, ni quiero acabar como un perdedor. Mi intención es mantener el optimismo y recuperarme de esta lesión".

Según su oyakata, Kakuryu, que comenzó el Nagoya Basho con dos victorias consecutivas, se produjo la lesión este martes cuando encajó su primera derrota ante el maegashira Hokutofuji.

"El pie empeoró por la tarde y esta mañana tenía problemas para caminar. Lamento que sus seguidores hayan tenido que verle lesionado tantas veces. Pero no es culpa suya, le ha pasado porque no es lo suficientemente fuerte", añadía Izutsu.

Es la tercera vez este año que Kakuryu tiene que retirarse de un torneo, y la séptima de toda su carrera. En Mayo sólo disputó cuatro combates y no pudo realizar el quinto al resentirse de unas molestias en el tobillo izquierdo.

Desde su promoción a Yokozuna tras el Torneo de Primavera de 2014, Kakuryu sólo ha ganado dos de los 20 yushos que ha disputado.