Kisenosato comenzará su andadura como el 72º Yokozuna del sumo siendo el segundo Yokozuna Oeste en el banzuke que este lunes ha hecho público la Asociación Japonesa de Sumo para el próximo Haru Basho de Osaka.

Tras ganar el Torneo de Año Nuevo con un registro de 14-1, Kisenosato se ha convertido en el primer Yokozuna japonés desde que Wakanohana fuera promocionado en 1998.

"Por una lado estoy contento, pero por otro todavía me estoy mentalizando", confesaba el nuevo yokozuna en una atestada rueda de prensa en Osaka. "Noto que el desafío comienza ya mismo y eso me impide disfrutarlo al máximo".

"Tengo que dar prioridad a los entrenamientos porque quiero llegar bien preparado. Mi objetivo siempre es acabar teniendo opciones para luchar por el título. No me conformo con menos".

Con la promoción de Kisenosato habrá 4 Yokozuna en activo por primera vez desde el Natsu Basho de 2000.

"Cuando veía el sumo por televisión había cuatro yokozuna, y por entonces el sumo era muy especial", continuaba Kisenosato. "Ojalá pueda contribuir a crear un ambiente parecido al de entonces". Kisenosato es el primer yokozuna japonés que aparece en un banzuke desde 2003, fecha en la que se retiró Takanohana.

Las entradas para el torneo de Osaka están agotadas desde que se conoció la promoción de Kisenosato, aunque él prefiere quitarse méritos. "Esto no se debe sólo a mí, es gracias a todos nosotros, que siempre salimos a darlo todo en el dohyo".

Hakuho, el rikishi más laureado del sumo con 37 Copas del Emperador y que terminó con un resultado de 14-1 en Enero, recupera el honor de ser el primer yokozuna del banzuke por primera vez en los últimos cuatro torneos. Sus compatriotas Kakuryu y Harumafuji reaparecerán tras abandonar el Hatsu Basho por sendas lesiones.

El ozeki Goeido también tuvo que retirarse durante el pasado torneo, y, al igual que el mongol Terunofuji, necesitarán al menos ocho victorias para conservar su grado de Ozeki.

Por su parte, Kotoshogiku, quien con su victoria en el Hatsu Basho 2016 se convirtió en el primer japonés que ganaba un título en la última década, desciende al grado de Sekiwake tras haber encajado dos make-koshi consecutivos en los dos últimos torneos. Es el primer luchador desde que Kotooshu perdiera el grado en el Hatsu Basho de 2014, que cae al tercer grado del sumo y necesitará 10 victorias en Osaka para volver a ser Ozeki.