Los tres Yokozuna lograron victorias convincentes en el Shonichi del Torneo de Año Nuevo, que se puso en marcha este domingo con la presencia del Emperador y la Emperatriz japoneses.

Tras el título logrado en Fukuoka, Kakuryu nunca pasó apuros ante Tochinoshin, logrando un agarre con la izquierda que le permitió cerrar el musubi-no-ichiban con un preciso uwatedashinage. Por su parte, Hakuho aprovechó la pasividad de Shodai en el tachi-ai para vencer con hikiotoshi, mientras que Harumafuji dudó más en la salida pero terminó anotándose el triunfo con yorikiri.

En cuanto a los ozeki, Kisenosato también comenzaba el año con buen pie, ganando un hidari-yotsu con el que acabó venciendo a Takarafuji. Por su parte, Kotoshogiku, un año después de ganar su primer yusho, iniciaba el desafío del kadoban con una victoria, también con yorikiri, ante Arawashi.

Los otros dos ozeki, Goeido y Terunofuji, vivían las primeras decepciones de 2017 tras caer ante Mitakeumi y Shohozan respectivamente.

El nuevo sekiwake Tamawashi empezó el torneo con fuerza, con un poderoso nodowa que resultó ser implacable ante los esfuerzos de Okinoumi por defenderse.

El egipcio Osunaarashi ganaba su primera combate en Makuuchi desde el pasado mes de Mayo con algo de fortuna, sorprendiendo in extremis al debutante Chiyoo con un bonito utchari. Otro novato, Takakeisho, también cedía en su estreno, frente a Nishikigi.